Alojamiento en Sevilla

 

Los principales puntos de interés de la ciudad se concentran sobre todo en el centro y están bastante cercanos entre sí. Esto convierte a las zonas próximas al casco antiguo en las más apreciadas para hospedarse en Sevilla.

Pero también hay otras zonas cercanas que son muy recomendables y que cuentan con ventajas interesantes.  

Distrito Casco Antiguo

Santa Cruz
Este barrio es el centro turístico de Sevilla. Sus calles estrechas esconden casas señoriales con patios repletos de flores y edificios históricos. La calle Mateos Gago es la más concurrida y tiene una amplia variedad de bares de tapas y unas vistas excepcionales a la Giralda. Está lleno de hoteles y apartamentos con precios para todos los bolsillos. Si vas en automóvil te conviene dejarlo guardado en el parking de tu alojamiento y recorrer esta parte de la ciudad caminando. 

Santa Cruz es una muy buena opción si querés tener lo más turístico de Sevilla al alcance de tu mano.

El Arenal

Esta zona forma parte del casco histórico y está ubicada al lado del río Guadalquivir y del barrio Santa Cruz. Antiguamente era una zona cubierta por arena, fuera de los límites de la muralla, por donde entraban las mercancías llegadas desde el continente americano. Es otra de las zona más turísticas de Sevilla e incluye muchas de las atracciones que seguramente quieras conocer en tu visita. La oferta de restaurantes y bares es muy amplia, con mucho movimiento y concentración de personas. También tiene muy buena oferta de alojamiento y resulta una buena opción para quienes dispongan de poco tiempo para conocer Sevilla y quieran estar a un paso de sus lugares principales aunque deban pagar un poco más.

Distrito Macarena

La Macarena

El barrio de la Macarena está situado al norte del casco histórico y limita también con el río Guadalquivir. Su nombre deriva de la Basílica de la Virgen de la Macarena, una de las edificaciones que más destacan en la zona junto con la Puerta de la Macarena. Quedarse en este barrio supone alejarse un poco del centro de la ciudad pero hay que tener en cuenta que el transporte es muy bueno y que incluso se puede llegar caminando hasta el centro histórico.

La oferta hotelera es amplia y diversa y podés encontrar precios un poco más económicos que en las zonas anteriores. El barrio de la Macarena resulta una buena opción para alojarse en Sevilla si buscás un lugar con más tranquilidad que en el casco antiguo.

Distrito Nervión

Nervión
Es el centro geográfico de la ciudad y su aspecto es más moderno en relación al encanto propio del casco antiguo. Es una zona mucho más residencial que las anteriores, sin grandes atractivos turísticos. La mayoría de alojamientos en esta zona son de grandes cadenas hoteleras por lo que podrás encontrar ofertas de mejor calidad que en el barrio Santa Cruz, por el mismo precio.
La zona está muy bien comunicada con el resto de la ciudad a través del transporte público. Pero incluso si decidís ir caminando, no vas a tardar más de media hora. Tampoco vas a tener problemas en encontrar todos los servicios que necesites en los alrededores de tu alojamiento. Puede resumirse el Nervión como una zona muy práctica para alojarte en Sevilla.

Distrito Triana

Triana

En la otra orilla del Guadalquivir está el barrio de Triana, al que se llega cruzando el puente Isabel II, también conocido como puente de Triana. Ha sido cuna de figuras importantes del flamenco, el toreo y otras disciplinas artísticas. Sus calles son el escenario de tradiciones muy arraigadas como las procesiones de Semana Santa o la Velá de Santa Ana, cuando se instalan casetas callejeras y hay un montón de actuaciones de flamenco. A pesar de su cercanía, esta zona no es tan turística como la de Santa Cruz, por lo que posiblemente puedas encontrar precios más atractivos en alojamientos de igual categoría que los del casco antiguo.